viernes, 4 de noviembre de 2011

La leche materna no siempre es la mejor.

La leche materna es mejor que la leche artificial, indudablemente. Pero no siempre. En mi caso, mi hijo era alérgico a mi leche. Si la tomaba enfermaba. Me sentí impotente, torpe. Lo peor fueron las lecturas de otras mamás que insultaban a quienes no dábamos el pecho. ¿Cómo darlo, si eso ponía pachuchito al bebé? Me causa frustración que esas mamás que vivieron felices los días con su bebé, sin problemas de alergias o dolores en la teta, demonicen e insulten a las otras mamas que no lo hicimos porque las cirscunstancias no nos lo permitieron. ¿Soy una mala madre o un demonio? No, no y no. Siempre quise a mi bebé, lo cuidé lo mejor que pude y supe. Cristian y yo estuvimos al tanto y preparamos los biberones con todo el amor del mundo. No creo que merezca ser culpada porque mi leche le diese alergia. ¿O vos pensás que sí?  ¿Por qué el mundo se olvida de quienes no estamos dentro la regla impuesta, nos insulta o nos trata de locxs?

Dicen que para dar la teta hay que estar tranquila, en calma, dar un buen ambiente a la bebita o al bebito. ¿Cómo dicen entonces que una mamita con dolores y nervios tiene que joderse y dar la teta? ¿No es eso contrario a darlo con tranquilidad? ¿No pone eso malo al bebé también? ¿No se dan cuenta esas personas del dolor que nos causan a las otras mamás? ¿Cómo pueden ser tan cínicas cuando hablan de respeto a lxs niñxs si son ellas las primeras en faltar al respeto? Dar la teta es mejor que dar el biberon, pero no lo olviden, por favor: no siempre. ¡No siempre!

Perdónenme por esta entrada de desahogo. Dentro de poco entro en el séptimo mes de embarazo y que el bebé esté cerca me trae esos recuerdos aparte de felicidad.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Por algo a esas personas se les llama TALIBANAS de la leche , de la leche los crueles que pueden llegar a ser.Sin meter en el saco las personas que apoyan la lactancia materna pero respetan a los demás en especial a quién no ha tenido opción.

Kuxille

misteriosa dijo...

Realmente es absurdo pensar que por no dar teta, quieres menos a tu hijo. Es como si un pobre quisiera menos a su hijo que un rico, sólo porque compra el arroz más barato y la carne llena de nervios en lugar de comida de 1ª. Lo más importante es que le das lo mejor que tienes en tu mano y desde un gran amor.

Me gustaría decir algo más y espero que no te lo tomes como un ataque ni nada parecido, además generalizo a muchos casos: Cuando hay problemas con el pecho, la solución que suelen dar los médicos es el biberón. Y se olvidan de algo: que hay 2 personas y por tanto 2 problemas. Un problema es que el bebé no se está alimentando bien, y eso se arregla con el biberón, y me parece perfecto. Lo que no me gusta es que se olviden de la mujer. Los pechos de una mujer deberían funcionar bien, igual que sus pies o sus riñones o sus ojos. Si sus pechos no funcionan bien, puede ser sólo el síntoma de algo más grave: hace poco leí que, por ejemplo, la diabetes y no sé qué problema de la tiroides podrían causar hipogalactia (poca leche). A mí esas 2 causas me parecen lo suficientemente importantes para que no me despachen "sólo" con un biberón. Es como si me dijeran: "Usted tiene síntomas que a veces se deben a un cáncer, pero no pasa nada, porque el entierro ya está pagado, adiós". El que la Medicina despache todos los problemas de lactancia con un biberón, refleja una vez más que las mujeres no valemos nada en la sociedad, y que sólo se nos utiliza como útero fabricador de bebés, y una vez usado, se puede tirar a la basura como un clínex.

Espero que no te haya sentado mal mi comentario, si lo deseas lo borras. Un beso.

Rowina dijo...

@Kuxille: "Por algo a esas personas se les llama TALIBANAS de la leche , de la leche lo crueles que pueden llegar a ser". La clavaste la mar de bien. Si alguna de ellas lee tu comentario, se llevará una buena leche :-)))

@Misteria: No me molestaste para nada. Todo lo contrario, me hiciste ver algo muy valioso. Tenés razon. Si esta segunda vez me pasa algo malo con estx segundx bebitx, me guiaré según lo que vos decís: me informaré antes decantarme solo por el biberón y me someteré una revisión médica. El comentario me vino muy grato.
:-)

Paula dijo...

Hola Rowina, es la primera vez que leo tu blog, y me ha sorprendido la rabia que tienes dentro hacia aquellos que te hicieron daño en un momento delicado de la vida como es el puerperio.
Yo también coincido contigo en que a veces, determinadas personas en su afán por defender la lactancia materna, pierden la empatía y llegan a rozar la agresividad.
Yo misma, que soy bastante defensora de la LM, hice esta entrada en mi blog hace tiempo.
http://paulaysuscosas.blogspot.com/2011/02/lactancia-materna-por-supuesto-pero-sin.html
Por otro lado, me ha sorprendido lo que dices de que tu hijo era alérgico a tu leche. Jamás lo había escuchado, y me gustaría (si no te importa) que nos dieses algún detalle más sobre eso.
Porque a veces los niños son alérgicos a algún alimento que tomamos las madres y el problema se soluciona evitando ese alimento (esto le pasó a dos de mis sobrinas, por ejemplo) Pero nunca había escuchado lo que tú nos cuentas.
En cualquier caso, lo de juzgar a otras madres siempre me ha recordado a aquello de ver la paja en el ojo ajeno para evitar ver la viga en el propio.
Muchos besos y felicidades por ese embarazo.

Rowina dijo...

Hola Paula. Bienvenida al blog. Disculpame la tardanza en responderte. Tengo muchas labores que hacer.

Nunca pensé que podía ser el problema mi alimentación. Se lo comenté al médico y raudo lo solucionó mandándome leche de fórmula. No tuve nada de información. Quizás tuve que haberme informado más pero estaba perdida y no sabía nada. Gracias por la información. Besos.

Lulu dijo...

Rowina, entiendo tu bronca. Yo tuve problemas con la lactancia de mi bebé también, pero por "falta de leche". Resulta ser que los médicos solucionan todo con leche de vaca, en lugar de investigar que es lo que esta funcionando mal. En mi caso resultó ser un problema con la glándula tiroides (diagnosticado años despues). En su momento también me sentí atacada por las defensoras de la lactancia materna, pero viendolo a la distancia me doy cuenta que no fue tan así. Si bien hay personas exageradas, la mayoría no estaba criticando mi labor como madre, era yo misma quien lo hacia.
El puerperio es una etapa extremadamente sensible y nos deja muy vulnerables, podemos interpretar cualquier comentario como si fuera un ataque aunque no lo sea, porque necesitamos encontrar un culpable de nuestra frustración. Por otro lado, acuerdo con lo que dice misteriosa sobre los médicos, mi caso lo confirma.