viernes, 29 de julio de 2011

Síndrome de Couvade o embarazo empático

Ya comenté en alguna entrada anterior que mi marido sufre el Síndrome de Couvade, también denominado embarazo empático. En esta entrada hablaré sobre eso para que comprendáis bien lo que le ocurre a Cristian ahora que estoy gestando.

¿Qué es el síndrome de Couvade?

 El síndrome de Couvade proviene de la palabra francesa "couver", que significa incubar o criar, y afecta a algunos padres durante el embarazo de su pareja. El síndrome se manifiesta en el hombre con la aparición de las molestias del embarazo propias en la mujer.


¿Cuántos hombres pueden experimentarlo?

Según se lean los diferentes trabajos de investigación sobre este tema, este síndrome aparece del 10% al 65% de los esposos "gestantes" y se estima que 1 de cada 4 hombres consulta al médico por estos síntomas.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas comienzan generalmente en el tercer mes de gestación o en la fecha cercana al parto, y mimetizan los síntomas habituales de la mujer embarazada. Los síntomas que pueden aparecer son:


• Cambios de humor
• Náuseas 

• Vómitos 

• Antojos 

• Aumento de peso 

• Cansancio 

• Presión arterial baja 

• Calambres en las piernas 

• Dolores abdominales similares a las contracciones uterinas


¿Por qué se produce?


Las explicaciones que se dan a la aparición de estos síntomas son varias. Algunas investigaciones están relacionadas con los cambios hormonales que aparecen en la mujer embarazada. De acuerdo a estos estudios las mujeres producirían señales químicas que podrían ser detectadas en forma imperceptible por el hombre. Esto generaría en él una acitud protectora hacia su pareja y a la vez provocaría todos estos síntomas en su cuerpo para que de alguna forma acompañe a su mujer durante todo este período.


Otras investigaciones se basan en estudios hormonales que se llevaron a cabo en varios hombres. Los mismos se realizaron luego de darles un muñeco bebé envuelto en una manta con el aroma de un recién nacido para que lo sostenga entre sus brazos y mientras se le hacía escuchar el llanto de un bebé. Los análisis posteriores indican un aumento de la prolactina y el cortisol. Cuando el padre quiere y está dispuesto a implicarse con su bebé, produce estas hormonas, lo que le lleva a tener los síntomas.


Muchas mujeres comentan que ellas son las más capacitadas para la crianza porque tienen tales o cuales hormonas, pero poco a poco, gracias a los estudios, se va viendo que los hombres como mi chico, al estar ilusionados e implicados, generan las mismas hormonas y en mismas cantidades que las mujeres.

A parte de esto, con este síndrome también se demuestra que existe una fuerte vinculación entre el padre y el bebé, además de demostrar que los hombres sí pueden comprender cómo nos sentimos durante la gestación. 

La maternidad y la paternidad es un proceso de dos!! :-)

3 comentarios:

misteriosa dijo...

Hola Rowina:

Espero que no te siente mal este comentario. A ver, ya hace tiempo que había oído esto, y además no lo dudo ni lo niego ni lo cuestiono. Pero hay embarazos muy muy malos y sinceramente, dudo mucho que un hombre, por muy implicado que pueda llegar a estar, lo pase igual de mal. Es decir, acepto que pasen un "pseudoembarazo" pero con molestias ligeras. A no ser que algún día alguien me demuestre que algún hombre lo ha pasado así de mal (y por ejemplo se haya tenido que coger la baja a los 6 meses de embarazo, porque simplemente no se tenía en pie, como puede sucederle a las mujeres).

Un saludo y muchos ánimos para ti y para Christian.

Rowina dijo...

No, no, no Misteriosa. No me molesta el comentario. Sé que un hombre no la pasará igual que una mujer. Lo que pretendo es mostrar que tampoco es tan inconsciente el hombre con lo que le pasa a su pareja ni está falto de relación con su bebé. Besiños

Anónimo dijo...

Tampoco creo que el problema consista a cuanto peor estoy , más implicada estoy.

Que mejor que nadie tenga molestias.

¡Felicidades!

Kuxille